domingo

Menjunje

Enjambre de abejas ruboriza al escultor
de demencias involuntarias
el picor de la dulzura
es necesaria cuando las manos no reaccionan
o sólo son pisoteadas por el verdugo
tedioso que sigue tus pasos
como paloma a la miga
murmurándote al oido que te ama
y en un segundo, que te odia

Las manos forman un círculo
en cuyo centro se haya la arena mojada
aquel espacio entre lo existente
y lo conocido
el barco atracando con sus
viejos sabios y ninfas dichosas
que traen las caricias mentales
de oriente lejano
que te alzarán como el niño
pródigo

Hunde tus dedos
en el corazón, rompe su coraza
gelatinosa, y acaricia sus aguas rubíes
prueba del bocado que te está
tan lejos
deleitalo, y después de dar
prueba de ser un temerario
y vagabundo inmaculado
ciérralo y comienza tu
búsqueda

No hay comentarios: